Las camas bariátricas o camas articuladas XXL, son las adecuadas para personas con sobrepeso.

Para las personas obesas, tener que pasar un tiempo prologando en la cama puede ser extremadamente difícil y complicado. Su elevado peso hace que la respiración les sea más dificultosa y que sus movimientos mientras están tumbados se reduzcan al mínimo. El riesgo de padecer problemas de salud añadidos como deficiencias cardiovasculares o úlceras por presión, aumenta cuando una persona con sobrepeso tiene que estar acostada una larga temporada. Estos problemas o riesgos, se reducen considerablemente con el uso de camas bariátricas o camas articuladas XXL.

Como señalábamos en el párrafo anterior, las camas bariátricas están diseñadas para que todo ese tipo de problemas se minimicen. Son camas muy robustas y de gran tamaño que pueden soportar hasta 270 kg de peso. Están indicadas para que las personas con obesidad estén más cómodas y sus cuidadores puedan manejar la situación de una manera más sencilla y eficiente.

Este tipo de camas articuladas ofrecen una mayor robustez que las tradicionales, pues tanto sus materiales como sus líneas están adaptados para soportar grandes pesos. Se diferencian de las camas articuladas en su tamaño y resistencia. Son más grandes y soportan muchos más kilos que las camas para enfermos que podemos encontrar, por ejemplo, en hospitales o geriátricos.

Otra de las ventajas de estas camas articuladas XXL es que incluyen unos sistemas de apoyos que son muy útiles tanto para el paciente como para el cuidador. Estos agarres están pensados para ayudar al enfermo a acostarse y a levantarse y para que tenga una sujeción en el caso de que tuviese que realizar algún ejercicio o hacer algún movimiento mientras se encuentra acostado.

En el mercado podemos encontrar camas bariátricas tanto manuales como eléctricas. Mientras que en el primer tipo son los cuidadores o enfermeros los que tienen que ajustar a mano la altura y la inclinación de la cama mediante una manivela, en una cama articulada XXL eléctrica se puede colocar a la persona convaleciente en la postura deseada utilizando un panel de control. En una cama articulada XXL eléctrica el esfuerzo que hay que hacer para mover al enfermo es mínimo, por eso es la que recomendamos desde nuestra experiencia tanto para la independencia del enfermo como para que el esfuerzo de los cuidadores se reduzca al mínimo.

Otra de las ventajas que tiene una cama bariátrica es la seguridad. La mayor parte de las personas que utilizan las camas bariátricas están impedidas por alguna razón, por lo que se hace imprescindible un sistema de barandillas de seguridad que evite las caídas y los accidentes. Estas camas poseen unas protecciones regulables incorporadas para que el paciente esté más seguro.

Como vemos, las camas bariátricas no solo son una forma de mantener el confort de las personas con obesidad en su recuperación, sino que también son algo muy valioso para los cuidadores, los enfermeros y los médicos que atienden a este tipo de pacientes. Gracias a su gran versatilidad se convierten en el aliado perfecto a la hora de realizar las curas, un reconocimiento o el cambio de ropa.

Al igual que en el caso de las camas articuladas “más tradicionales”, se recomienda combinar el uso de la cama bariátrica con colchones antiescaras, que permiten descansar el cuerpo de formas distintas, gracias a su motor que cambia la posición del aire y zonas de reposo del enfermo, con el fin de obtener un mejor descanso y reducir el riesgo de las úlceras por presión.