¿Te estás preguntando, cuáles son las mejores camas articuladas con la mejor calidad precio del mercado?

Elegir cualquier artículo, cuando no conoces las opciones, pros y contras, siempre es complicado. En este artículo te mostraremos diferentes tipos de camas articuladas y, sobre todo, en qué tienes que fijarte para saber, qué marca la diferencia entre unas y otras.

Comencemos por fijarnos en el somier articulado, el “alma de las camas articuladas”. Cuando pensamos en adquirir una cama de hospital para casa o una cama geriátrica, es porque una persona de nuestro hogar necesita estar encamado durante mucho tiempo al día.  Es decir, será un elemento fundamental sobre el que girará el descanso y bienestar del enfermo y, que para favorecerá las labores del cuidador.

Por ello, en Solocamas, lo tenemos claro. La mejor opción es elegir entre la variedad de camas articuladas que nos ofrecen un somier articulado eléctrico. Es decir, provisto de un mando que nos permite manejar los diferentes planos de la cama (preferiblemente de 4 o 5) de forma independiente. Y, que tanto podrá manejar el enfermo (si su movilidad se lo permite) o quien se encargue de sus cuidados, en ambos casos, sin esfuerzo alguno.

Teniendo este punto claro, pasaremos a ver los dos grandes grupos en los que podemos diferenciar las camas articuladas.

Camas articuladas eléctricas con patas regulables.

En este caso la altura de la cama, se regula mediante patas regulables. Normalmente son más económicas que las provistas de carro elevador, pero también resultan algo más incómodas. En las camas articuladas con patas regulables, si queremos alzarlas para poder realizar las labores de alimentación o limpieza del enfermo, o por contra, bajarlas, para que pueda incorporarse más fácilmente al levantarse, deberemos de regular las patas manualmente.

Para enfermos o personas con movilidad reducida, que pueden levantarse y no es necesario hacer ciertas labores de cuidados, como mencionábamos antes, podrían servir, ajustando la medida a la comodidad del enfermo, para que pueda tumbarse y levantarse con la mayor comodidad posible.

Un ejemplo de este tipo de camas articuladas con patas regulables, sería el modelo que os presentamos a continuación, la cama articulada eléctrica con patas regulables en altura, más económica del mercado de motorización alemana y sistema de suspensión de máximo confort, mediante lamas de madera de haya vaporizada asidas con rótulas bilama de caucho, para evitar ruidos y mejorar en adaptabilidad. Disponible desde 273 €.

Cama articulada con patas regulables en alturaCamas articuladas eléctricas con carro elevador.

Los inconvenientes que podíamos plantear para la camas articuladas con patas regulables, no se presentan en las camas articuladas eléctricas con carro elevador. Gracias a su mecanismo elevador, bajar y subir el somier articulado es muy fácil y sencillo. 

Este sistema favorece adecuar cómodamente la altura de las camas articuladas, al uso que se esté realizando de ellas en cada momento. Si el enfermo va a bajar, se predispone una altura que le resulte segura para la maniobra, si el cuidador está realizando labores de limpieza o cuidados básicos, puede ponerse más alta para que no tenga que forzar su espalda o adquirir posturas incómodas y perjudiciales.

Una de las más vendidas, es esta cama articulada eléctrica con carro elevador, que en nuestro caso ofrecemos con somier multimala articulado y arquillo sujeta colchón. Disponible desde 569 €.

cama articulada con carro elevador

El colchón aconsejado para ambos casos sería el colchón visco sanitario, que puede combinarse con colchones antiescaras de diferentes tipos y prestaciones.

En qué fijarnos para elegir la mejor opción de camas articuladas.

Nuestra recomendación es elegir en base a los materiales y fabricación de las camas articuladas, basándonos en estos puntos clave:

  • Articulación eléctrica: preferiblemente de 4 a 5 planos. 
  • Motorización: alemana, en nuestra opinión la mejor calidad precio del mercado, por fiabilidad y resistencia. 
  • Estructura de bastidor y articulaciones: sin dudar, tubos de acero de al menos 1,5mm de grosor.
  • Lamas: la madera de haya vaporizada es la más recomendada.
  • Rótulo o tacos: para una mejor adaptabilidad, confort y ausencia de ruidos recomendamos los bilama de caucho.

Además, es aconsejable fijarse en estos detalles:

  • La pintura esmaltada, como la Epoxi termoendurecida, soporta mejor el paso del tiempo, los golpes y posibles desconchamientos. 
  • Los usuarios de camas articuladas eléctricas requieren en ocasiones de otro tipo de productos complementarios, como suelen ser un incorporador, porta-sueros, barandillas… Es conveniente, que el somier articulado que elijamos, esté preparado para anclar este tipo de accesorios.

Esperamos que con este artículo, tengas más claro qué necesitas y cómo elegir entre las mejores camas articuladas del mercado. Recuerda que en nuestro caso, ofrecemos el servicio de MONTAJE GRATUITO en casa por montadores profesionales, que además, te enseñarán a cómo manejar el producto.