Camas articuladas o camas ergonómicas para personas sanas que apuestan por una verdadera calidad en su descanso y calidad del sueño. ¡Ese es el futuro!

Si casi todos los aparatos y hasta la gestión de lo más mínimo en nuestras casas, es eléctrico, domótico… ¿Cómo no iba a introducirse este tipo de ventajas en el sector del descanso? Las camas articuladas o camas ergonómicas han llegado a nuestros hogares para quedarse, y el futuro del descanso de calidad y de un sueño reparador, ya no pasa solo por la elección de una buena estructura o un buen colchón, sino por la decisión de que el somier que elijamos sea o no articulado.

Introducir este “elemento”, somier articulado de matrimonio, en nuestro hogar es una apuesta segura a la hora de garantizar un buen descanso, además de asegurarnos que podremos realizar acciones habituales en cama como: leer, ver la tele, manipular nuestros dispositivos móviles… de manera cómoda y segura, evitando poner malas posturas que pueden presentar lesiones futuras en nuestra columna y otras articulaciones, principalmente en la zona de las cervicales.

En el caso de las personas con movilidad reducida o que se ven obligadas a pasar mucho tiempo en cama, la elección de una cama articulada eléctrica para su descanso y para no sobrecargar al cuidador en sus tareas, teniendo que adoptar a veces, posturas casi imposibles, la elección es la más oportuna y clara.

Camas articuladas: beneficios.

  • Cuidará de nuestra espalda y articulaciones, sobre todo de la parte cervical, mejorando ergonómicamente siempre nuestra postura..
  • Dependiendo del número de planos del somier articulado, se podrá levantar la parte de la cabecera para permitir adquirir una postura cómoda para leer o ver la televisión. Podremos adquirir una postura de “casi sentados”. Las camas articuladas o también denominadas camas de hospital suelen incorporar barandillas, portasueros, asideros incorporadores… para permitir una mayor independencia al usuario, a la hora de moverse
  • A nivel circulatorio, mediante la elevación de la parte inferior se favorece el retorno sanguíneo, mejorando la pesadez de piernas y esos problemas de hinchazón que a veces se producen.
  • En el caso de las camas de matrimonio, en el que la parte de los somieres es doble, se pueden mover independientemente, con lo que cada persona, puede adoptar su postura más cómoda a la hora de dormir, sin perjuicio de afectar al sueño y descanso de la otra persona.
  • Este tipo de somieres articulados pueden ir perfectamente incorporados sobre canapés abatibles.

canape abatible somier articulado matrimonio Solocamas

Lo ideal en este tipo de camas es que sean eléctricas para que con un simple motor (apenas imperceptible) y un mando se pueda modificar la altura y configuración de la cama articulada en cualquier momento.

La sensación de poder regular el ángulo de inclinación de la cabeza, cuerpo y el ajuste de las piernas, con un simple mecanismo, y de forma independiente a quien comparte cama contigo, es sin duda una experiencia, que si la probáis, no podréis vivir sin ella. 

Aunque antiguamente este tipo de camas se podían considerar de alta gama, por su precio, cada vez, son más asequibles, y estamos seguros de que el futuro del descanso pasa por la incorporación de esta tecnología al mundo del descanso y nuestros camas en el hogar.

Camas articuladas: tipos